Archivo de la etiqueta: tacones

¿Qué ocasiona el uso habitual de zapatos de tacón?

pie tacones calzado Aprovechando las reuniones familiares en estas fiestas, nos arreglamos un poco más que de costumbre. En el caso de las mujeres, muchas se decantan por el uso de tacones muy altos, incluso aquellas que no suelen utilizarlos. Sin embargo, el problema viene cuando los utilizamos de forma diaria siendo común encontrar cambios en la morfología del pie o procesos inflamatorios que provocan dolor no sólo de pies, sino también de rodilla o espalda. La clave es la moderación. Lo recomendable es el uso de un tacón de base ancha, en torno a los 2-4 cm de altura máximo. Este tipo de tacón hace que las presiones se distribuyan de manera adecuada. Todo tacón que sobrepase esta altura, va a producir un cambio en nuestro centro de gravedad, de manera que se disminuyen las presiones en nuestra zona trasera (talón) para aumentar en la zona delantera (antepié). Como Resultado:
  • Afectación de la zona posterior de la pierna. Disminuye la distancia origen-inserción gemelar, por tanto se produce un acortamiento de los gemelos. Además, el tendon de aquiles se estrecha cuanto más alta es la altura del tacón produciendo mayor dolor.
  • Deformidad de haglund. La irritación del tendón de aquiles por el roce del calzado en su parte posterior, puede producir esta patología. Este tipo de calzado suele ser estrecho y comprimir esta zona.
  • Alteración en la postura. Caminar con tacones altos produce un exceso de fuerza comprensiva en el compartimento interno de la rodilla originando dolor a este nivel. Además, cuando nos paramos se produce una alteración en el equilibrio, aumentando el riesgo de caída y esguinces de tobillo.
Pero no sólo influye la altura. La gran mayoría de los calzados con tacón se acompañan de hormas estrechas propiciando la aparición de:
  • Juanetes. La horma estrecha produce un exceso de compresión causando el crecimiento óseo en la base del primer dedo junto con un desplazamiento lateral del mismo ocasionando dolor.
  • Dedos en martillo y otras alteraciones digitales. Las hormas estrechas y terminadas en punta hacen comprimir los dedos pequeños, obligandoles a doblarse.
  • Neuroma de morton. El exceso de altura y la compresión metatarsal originan un engrosamiento nervioso entre el 3º y 4º metatarsiano que causa dolor, entumecimiento y calambres en la zona de los dedos.
  • Alteraciones ungueales. Pequeños microtraumatismos o golpes de la uña contra el calzado con frecuencia acaban fragmentando las uñas.
  • Rozaduras e hiperqueratosis. El exceso de compresión puede provocar heridas por roce y callosidades que deben ser tratadas.
Por tanto, un calzado adecuado sería aquel con una altura de 2-4 cm, de base de tacón y horma ancha que no ejerza compresiones en la zona de los dedos. Por el contrario, el calzado más perjudicial sería aquel de excesiva altura y tacón fino (aguja), de horma muy estrecha que produzca compresiones digitales. Y si vas a utilizar un calzado de más altura al que acostumbras, para aliviar el dolor te recomendamos realizar ejercicios con una pelota haciéndola rodar con tus pies, hidratarlos bien y acudir al podólogo si observa algún problema. Aprovecho para desearos a todos felices fiestas y ¡cuidar vuestros pies!