Archivo de la etiqueta: Pie Diabetico

¿Qué ocurre si tengo diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica caracterizada por una hiperglucemia mantenida en el tiempo. Esto produce complicaciones a largo plazo y aumenta el riesgo de padecer úlceras en las extremidades inferiores, siendo común encontrar que lo que fue una pequeña herida se convierte en una úlcera profunda. La hiperglucemia hace que los vasos sanguíneos se vayan taponando. Aquellos vasos que son más estrechos y pequeños serán los primeros en obstruirse, por ello las complicaciones mas precoces son las microvasculares: Nefropatía (riñón), Retinopatía (ojos) y Neuropatía (nervios). Las complicaciones denominadas macrovasculares afectan a los vasos sanguíneos más grandes, como los vasos sanguíneos de las extremidades inferiores. Este daño genera mala irrigación a las piernas principalmente, al corazón y al cerebro. Estas complicaciones se denominan crónicas, y son debidas como hemos dicho anteriormente, a una hiperglucemia mantenida en el tiempo. Es difícil saber cuando surgirán estas complicaciones, ya que depende de cada persona y de su control metabólico. Sin embargo, factores de riesgo como el tabaquismo, hipertensión e hipercolesterolemia influyen en estas complicaciones. La neuropatía es una de las complicaciones más frecuentes en el paciente diabético. Se produce una afectación nerviosa dando lugar a parestesias, hormigueo, entumecimiento, calambres, sensación anormal de frío o calor, dolor profundo tipo quemazón, ardor, ausencia de reflejos y disminución o pérdida de sensibilidad. Si padece estos síntomas, debe prestar más atención a sus pies para evitar lesiones. Las deformidades óseas son también causadas por este tipo de alteración nerviosa. Pueden observarse dedos en garra, dedos en mazo entre otros, susceptibles de sufrir una lesión por el aumento de presión en el zapato. El daño vascular disminuye el flujo sanguíneo a las extremidades, afectando a la capacidad de cicatrización y haciéndolo mas propenso a la infección. Además la piel presenta ausencia de vello, aspecto frágil y brillante, alteraciones en las uñas como engrosamientos, retraso en el relleno capilar, lesiones tróficas y frialdad del miembro. Por tanto, un buen control glucémico y de los factores de riesgo evitará problemas en el futuro. Con el tratamiento adecuado y las recomendaciones en el estilo de vida, se puede prevenir o retrasar la aparición de estas complicaciones. ¿Qué debemos saber? Recomendaciones para el día a día. Evite utilizar calzado ajustado y con costuras internas. Es importante acostumbrarse a revisar el interior y exterior del calzado todos los días en busca de elementos que puedan lesionar la piel. Evite caminar descalzo en cualquier superficie. Utilice el calzado con media o calcetín. Se recomiendan tejidos naturales como el algodón ya que permiten la transpiración y de color blanco. Los pacientes con neuropatía presentan una disminución de la sensibilidad y esto les hace mas propensos a sufrir una herida en el zapato sin darse cuenta. Por tanto, utilizando calcetines blancos podemos observar manchas como sangre, y confirmar la existencia de heridas que puedan pasar desapercibidas. Lave sus pies todos los dias, utilizando jabón neutro y agua tibia. Es recomendable comprobar la temperatura del agua antes de sumergir los pies. Puede ayudarse de un termómetro o introduciendo el codo en el agua. La temperatura óptima es de 36º-37º , ya que si el agua está muy caliente, puede provocar ampollas. A continuación seque sus pies, especialmente entre los dedos, para evitar maceraciones. Realice un corte de uñas adecuado. Corte sus uñas de forma recta, sin profundizar en los bordes para evitar lesiones. Si presenta callos o helomas, no utilice callicidas ya que existe riesgo de quemadura. Acuda al podólogo para su eliminación  ya que de lo contrario, la piel sigue creciendo y la presión interna puede generar una herida. Revise sus pies todos los días. Examine sus pies minuciosamente valorando la existencia de grietas, ampollas, flictenas, heridas o úlceras tanto en la planta de los pies como en los espacios digitales (entre los dedos). Si fuera necesario, ayúdese de un espejo. Este hábito debe ser incorporado a nuestro cuidado diario, ya que evita complicaciones mayores. Si encuentra alguna lesión, consulte a su podólogo lo más pronto posible, a fin de evitar complicaciones mayores como una úlcera. Recuerde que existe una disminución del tiempo de cicatrización debido a su enfermedad, por tanto, cuanto antes se trate más facil será la cicatrización de la misma. Los pacientes con diabetes deben visitar al podólogo para que pueda prevenir y educar a los pacientes en el cuidado de sus pies. Realice revisiones anuales para controlar su estado. En Podología Galapagar Clínica Fisant contamos con servicio de pie diabético para cuidar sus pies. Realizamos:
  • Prevención y tratamiento de las afecciones podales en pacientes con diabetes.
  • Tratamiento de la piel y uñas.
  • Prevención de úlceras.